miércoles, septiembre 05, 2007

La Poderosa Muerte II

En una escena de "El Señor de los Anillos", el rey Theodan llora frente al cuerpo de su hijo y clama porque un padre no debe enterrar a su hijo, porque no hay dolor más grande, porque no hay situación más indebida. Se me encongió el corazón, recuerdo, y pensé en mis hijos, y algo así como una oración le dije a Dios antes que cambiara la escena.

* * *

Me encuentro con M. El fin de semana ha enterrado a su hijo de 19 años. La embarga una extraña serenidad, más allá del dolor. Ha querido ir con él; a cuidarle, imagino; a hacerle compañía, a caminar con él por unos prados infinitos. Pero se ha quedado. Otros hijos están aquí, y una madre es una madre es una madre.

Encontré esto en la red. Visítenlo.


Un poema, para terminar. Uno de los Sonetos de la Muerte de Gabriela.

Del nicho helado en que los hombres te pusieron,
te bajaré a la tierra humilde y soleada.
Que he de dormirme en ella los hombres no supieron,
y que hemos de soñar sobre la misma almohada.

Te acostaré en la tierra soleada con una
dulcedumbre de madre para el hijo dormido,
y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna
al recibir tu cuerpo de niño dolorido.

Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas,
y en la azulada y leve polvareda de luna,
los despojos livianos irán quedando presos.

Me alejaré cantando mis venganzas hermosas,
¡porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna
bajará a disputarme tu puñado de huesos!


Vale.

11 comentarios:

Sureando dijo...

Conmovedora entrada. Yo también he rezado esa oración para que nunca tenga que sufrir ese inmenso dolor.
El año 99 mi vida estuvo bajo esa sombra por la enfermedad de un hijo, el terrible nombre llegó a mis oídos, pero hoy gracias a Dios y la ciencia, él es un "survivor".
Ahora es médico y está conmigo, aunque hoy ya no somos los mismos.... somos mejores.
La Mistral y su soneto: ¡grandiosa!

olga dijo...

Siempre es interesante leer lo que escribes. Hace tres meses más menos, murió mi tía del alma, fue catastrófico cuando mi abuelita la llevó al cementerio, no porque se armó un escándalo, sino porque estaba tan mal que no fue capaz de llorar. Yo sólo apretaba su mano sin decir nada, como hasta ahora. No encuentro palabras para decirle que lloremos juntas.

El cronista de la O' dijo...

me imagino que debes estar hablando y repensando a menudo de la muerte. o no?

Viste "Rodríguez" de la serie "Héroes"? Allí aparecía Erto Pantoja como "Neira" y decía una oración bien cuática dirigida a la muerte. si puedo te la hago llegar.

Igual "rezo por vos", y por Andrea y M.

Carlos dijo...

Gracias, Cronista. Mándela no más, que non la vide.

palimpsesto dijo...

nada me deprime más que la muerte de un joven: es anti natura.
que horror.
guardo silenico por auqellos que cayeron en la batalla.
salud por ellos. Un abrazo para ti

palimpsesto dijo...

aunque me encantaria: NO, no lo soy :(
un abrazo

bee girl dijo...

uno nunca está preparado para las pérdidas, menos cuando el mundo pareciera ir cada día mejor... pero aún cuando la percibimos y tratamos de estar calmados, nunca sabemos que lugar del alma va a tocar y cuanto de nosotros se irá en eso-.

El cronista de la O' dijo...

ACA VAN DOS VERSIONES, DE AMBAS, SOLO DICEN EN LA SERIE EL FINAL:
"Hay leonas y leones contra mi, deténgase en si propio como se detuvo mi señor Jesucristo con el Demonius Deo, y le dijo a Justo Juez: Es señor, a mis enemigos veo venir, pues tres veces repito :ojos tengan no me ven; manos tengan no me toquen ; boca tengan no me hablen ; pies tengan no me alcancen ; con dos los miro, con tres les hablo, la sangre les bebo y el corazón les parto, por aquella santa camisa que tú santísimo hijo fue envuelto, es la misma que yo traigo puesta y por ella, me ha de ver libre de oraciones, de hechicería y maleficios, para lo cual me encomiendo a todos los angélicos y sacrosantos, y me han de amparar Santos evangélicos, pues primero nació el hijo de Dios y vosotros lleguéis derribados a mi, como el señor derribó el día de pascua a sus enemigos; de quién se fíe es de la Virgen María, de la ostia sagrada, que ha de celebrar con la leche de los pechos virginales de María Santísima; por esto me ha de ver libre de presiones, ni seré herido ni atropellado, ni mi sangre derramada ni moriré de muerte repentina y también mero comiendo a la Santa Veracruz. Dios conmigo yo con él: Dios delante, yo detrás de él. Jesús María y José".


“Hay leones que vienen contra mi, deténganse en sí propios, como se detuvo mi Señor Justo Juez. Ea, Señor. A mis enemigos veo venir y tres veces repito: ojos tengan, no me vean; boca tengan, no me hablen, manos tengan, no me toquen; pies tengan, no me alcancen; la sangre les beba y el corazón les parta. Por aquella camisa en que tu Santísimo Hijo fue envuelto, me ha de ver libre de malas lenguas, de prisiones, de hechicerías y maleficios, para lo cual me encomiendo a todo lo angélico y sacrosanto, y me han de amparar los Santos Evangelios y llegaréis derribados a mí, como el Señor derribó el día de Pascua a sus enemigos. Por la Virgen María y la Hostia consagrada, me he de ver libre de prisiones y no seré herido, ni atropellado, ni mi sangre derramada ni moriré de muerte repentina. Dios conmigo y yo con Él; Dios adelante y yo atrás. Jesús, María y José”

Me lo escribió mi socia, la Chechita, liceana, histérica y crédula de la buenas intenciones, como yo!!

:: ritalin :: dijo...

Que fuerte perder un hijo. uf.

kany dijo...

La muerte siente envidia de la vida.
un abrazo

Carolonline dijo...

LA HERMANA MUERTE ES PARTE DE UNO HAY QUE APRENDER QUE LA VIDA VA DE LA MANO CON ELLA.